miércoles, 26 de diciembre de 2018

¿Qué pasa con el gluten?


Sé que hay muchas personas haciendo el protocolo de Trementina para solucionar sus problemas de salud, pero no hacen dieta, siendo algo que recomendamos siempre.

La razón de hacer dieta paleo/primal/cetogénica es – principalmente- para prescindir de los alimentos que nos intoxican y nos inflaman, ya que eso deteriora el sistema inmunológico.


Es posible que a usted le esté yendo bien con el protocolo de Trementina sin hacer dieta, pero si está consumiendo esos alientos inflamatorios, no va a terminar de mejorar del todo. O puede que mejore, pero también que aparezcan otros síntomas con el tiempo. O quizá está pensando que la Trementina no sirve, porque ya hizo el protocolo -sin dieta- y no le ayudo en nada.

Si usted está entre alguno de los casos anteriores, atento a esto. Les voy a hablar de algo que posiblemente les esté causando muchos de sus síntomas, y no se están dando cuenta: el gluten.


celicidad.net

El gluten en un conjunto de pequeñas proteínas contenidas en cereales como el trigo, la cebada, el centeno, la avena, o cualquiera de sus variantes como la espelta, la escanda, el kamut y el triticale.  Al mezclar estas harinas con agua, el gluten actúa como un pegamento que hace que la masa permanezca unida, elástica, con volumen y muy esponjosa. Qué buena pinta, ¿verdad?, pero no es tan buena dentro del organismo.
El trigo sarraceno (alforfón), el mijo, maíz, arroz, amaranto y quinoa, no tienen gluten.

Sí, es una proteína, no un veneno. El problema se da cuando el organismo no dispone de las enzimas necesarias para digerirlo completamente. Esas pequeñas proteínas no digeridas son las que sí resultan dañinas para el intestino. Esto puede darse desde el nacimiento, con un fallo genético desde que venimos al mundo, o podemos venir con esa predisposición genética, y activar ese fallo a medida que adoptamos un estilo de vida poco saludable.


Nuestro intestino delgado está compuesto de millones de filamentos microscópicos llamados vellosidades, a través de los cuales el organismo absorbe los nutrientes. Cuando estas vellosidades quedan erosionadas a causa de problemas gastrointestinales el cuerpo es incapaz de adquirir los nutrientes que necesita originando desnutrición y multitud de enfermedades. El consumo de gluten provoca un deterioro de esas vellosidades del intestino delgado.


Una persona con intolerancia al gluten puede no darse cuenta de ello, porque la reacción tras ingerirlo puede tardar días en aparecer. Un celiaco (enfermedad autoinmune) puede tener una reacción en pocas horas o inmediata, así que vemos que hay diferentes grados, depende de lo dañado que esté el intestino o de la cantidad de gluten ingerido.

Estudios nos muestran que cuando el gluten es digerido en el intestino, puede llegar a dividirse en fragmentos de proteínas llamadas “exorfinas” y además disponer de la habilidad de enmascarar su propia toxicidad. Estas exorfinas son opiáceos generados a través de la ingestión tanto de gluten como de caseína (casomorfinas). Mas información aquí: aquí.


¿Qué síntomas físicos puede causar una intolerancia al gluten?

  • Reflujo y acidez
  • Dolor abdominal
  • Hinchazón, gases tras la comida
  • Nauseas o Vómitos tras la comida
  • Falta de apetito
  • Anemia
  • Cambios frecuentes en las evacuaciones
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Agotamiento
  • Dolor de cabeza
  • Depresión
  • Brotes de dermatitis 
  • Eccema en rodillas, codos o nalgas
  • Enfermedades autoinmunes (incluyendo enfermedad de tiroides autoinmune, artritis reumatoide y la diabetes tipo 1)
  • Recaída de enfermedades asociadas: hipotiroidismo, lupus, fibromialgia, anemia ferropénica…
  • Mareos, inestabilidad
  • Dolores de cabeza, migrañas
  • Irritabilidad
  • Llagas en la boca
  • Pérdida de peso repentina
  • Imposibilidad perder peso
  • Temblores 
  • Hormigueo manos o pies
  • Bajo crecimiento en niños
  • Pérdida de masa ósea
  • Mareos
  • Zumbido de oídos
  • Fatiga crónica
  • Ataxia cerebelosa 
Y más y más y más …

Pero eso no es todo, el gluten también puede ocasionar problemas neurológicos. Las enfermedades ocasionadas por el consumo de gluten que afectan a nuestro cerebro, es lo que se denomina “neurogluten”.

¿Y qué tenemos aquí?

  • Ataxia Cerebelosa - descoordinación en movimiento puede afectar a los dedos y manos, a los brazos, piernas, cuerpo, al habla, a los movimientos oculares, al mecanismo de deglución, etc.
  • Epilepsia
  • Neuropatía periférica
  • Migrañas
  • Polineuritis
  • Vértigo
  • Trastorno Obsesivo Compulsivo

Sí, ya sé que hay muchos matices en el tema del gluten pero, si tienes uno solo de esos síntomas, si no estás bien, si tu salud no es buena, deja de consumir cereales con gluten durante tres semanas y valora como te sientes. No hablo de ir a mirar cada etiqueta y buscar solo los alimentos que no se han acercado ni a 3 km a algún producto con gluten, solo de dejar esos cereales precisos.
Si ves que tras tres semanas no ha habido el más mínimo, mínimo cambio, vuelve a consumirlos si quieres. Pero sé que ya no lo harás como antes. 


Muchos de los síntomas que puedas estar teniendo haciendo el protocolo de Trementina, quizá no es un efecto del détox, sino una reacción al gluten.


Prueba ¿Qué pierdes?


Feliz Día
Victoria Sanz

CREENCIAS POPULARES QUE DETERIORAN NUESTRA SALUD

Imagen de  Pexels  en  Pixabay Por épocas se suelen poner de moda ciertas prácticas, o dietas, o productos, y allá que nos lanzamos to...